viernes, 8 de enero de 2021

1920-2020, UN SIGLO DE CATÁSTROFE DEMOGRÁFICA EN TERUEL

 



Comparar las cifras de población de la provincia entre 1920 y 2020 (los últimos datos disponibles, a 1 de enero, publicados el pasado 30 de diciembre por el INE), da una idea de la catastrófica evolución demográfica de la provincia durante el último siglo.

Mientras entre 1920 y 2020, España ha doblado y algo más su población, que pasó de 22.668.167 a 47.332.614 habitantes (+108,81%), la provincia de Teruel la ha visto reducida prácticamente a la mitad, de 264.062 a 134.176 censados (-49,19%).

Solo cuatro municipios tenían más población el 1 de enero del año pasado que un siglo antes; Teruel, Alcañiz, Andorra y Utrillas.

Debo matizar que para la comparativa he tomado datos de los municipios en su configuración actual, es decir, con los pueblos que se han añadido, pues no disponemos en la estadística del 2020 del desglose por barrios que un siglo antes eran Ayuntamientos independientes, y sí pueden verse en la tabla de arriba. De otra manera sería imposible comparar los datos, por ejemplo, del Teruel independiente de 1920 con los del Teruel actual, pues los últimos incluyen a sus barrios.

La excepción es Allueva, que hace un siglo incluía a Fonfría y Salcedillo, aunque en este caso sí dispongo de la población de los tres núcleos en 1920. Sus dos barrios se independizaron al año siguiente, y así siguen hoy.

En contraste, y sin contar los que se han incorporado a otros municipios y por tanto ya no existen como tales, 43 pueblos han perdido más del 90% de su vecindario, es decir, de cada cien habitantes que había en 1920, han desaparecido entre 90 y 97 en el caso más extremo, Obón, que pasó de 1.130 en 1920 a 34 en 2020.

El pueblo más pequeño en 1920 era La Zoma, con 160 habitantes (Salcedillo contaba con 134, pero era barrio de Allueva, y contando los ya desparecidos, el menor era Corbatón, hoy integrado en Cosa, solo 73). Hoy 138 de los 236 que configuran el territorio turolense cuentan con igual o menor vecindario que La Zoma en 1920.

También llama la atención que, a pesar del fuerte descenso de la población provincial, en Teruel, Andorra y Utrillas, la población se ha duplicado y más, y también Alcañiz ha registrado un considerable incremento, lo que agudiza la mala evolución del resto del territorio.

 

ALGUNOS DATOS SOBRE LA EVOLUCIÓN MUNICIPAL:

En los datos de 1920, las localidades que llevan un asterisco incluyen los municipios anexionados posteriormente. Si bien en la tabla se puede consultar su vecindario como la entidad independiente que eran ese año, y también los de sus pedanías:

 

MUNICIPIOS MÁS POBLADOS EN 1920:

Teruel* (15.145), Alcañiz (8.596), Calamocha* (7.099), Albalate del Arzobispo (4.726), Castellote* (4.331). Calanda (4.251), Híjar (3.850), Alcorisa (3.654), Cella (3.197) y Valderrobres (3.197 también).

 

MUNICIPIOS MÁS POBLADOS EN 2020:

Teruel (36.240), Alcañiz (16.006), Andorra (7.345), Calamocha (4.429), Calanda (3.822), Alcorisa (3.298), Utrillas (3.006), Cella (2.571), Monreal del Campo (2.487) y Valderrobres (2.435).

 

MUNICIPIOS CON MEJOR (O MENOS MALA) EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA ENTRE 1920 Y 2020 (CIFRAS ABSOLUTAS):

Teruel* (+21.095), Alcañiz (+7.410), Andorra (+4.261), Utrillas* (+1.625), Escucha* (-5), Salcedillo (-123), La Zoma (-128), Cuevas de Almudén (-134), Bea (-157), y Aguatón (-160).

 

MUNICIPIOS CON MEJOR (O MENOS MALA) EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA ENTRE 1920 Y 2020 (EN PORCENTAJE %):

Teruel* (+139,29%). Andorra, (+138,16%). Utrillas* (+117,67%). Alcañiz (+86,20%), Escucha* (-0,62%), Monreal del Campo (-9,13%), Alcorisa (-9,74%), Calanda (-10,09%), Cella (-19,58%) y Valderrobres (-23,83).

 

MUNICIPIOS CON PEOR EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA ENTRE 1920 Y 2020 (CIFRAS ABSOLUTAS):

Castellote* (-3.655), Albalate del Arzobispo (-2.754), Calamocha* (-2.670), Mosqueruela (-2.478), Híjar, (-2.096), Oliete (-1.984), Calaceite (-1.921), Samper de Calanda (-1.905), Loscos* (-1895) y Manzanera (-1.852).

 

MUNICIPIOS CON PEOR EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA ENTRE 1920 Y 2020 (EN PORCENTAJE %):

Obón (-96,99%), Alcaine (-95,22%), Saldón (-94,89%), Bádenas (-94,84%), Almohaja (-94,57%), Segura de los Baños (-94,56%), Torre de las Arcas (-94,43%), Las Parras de Castellote (-94,42%), Huesa del Común* (-94,36%) y Loscos* (-93,81%).

 

MUNICIPIOS DESAPARECIDOS MÁS POBLADOS EN 1920:

Santolea (811), El Poyo del Cid (800), Cutanda (776), Luco de Jiloca (751), Navarrete del Río (694), Caudé (631), Lechago (604), Las Cuevas de Cañart (602), Luco de Bordón (559) y Ladruñán (516).


sábado, 25 de enero de 2020

LOS BARRIOS DE TERUEL Y LA CRISIS DEMOGRÁFICA



Aproximadamente, uno de cada 25 turolenses no vive en una cabecera municipal, sino en uno de los 121 barrios con que cuenta la provincia, según el nomenclátor del Instituto Nacional de Estadística (INE). En realidad habría que hablar de 106, pues en 15 de ellos no consta ningún habitante. Que a la hora de la verdad serán más, pues no es lo mismo el número de vecinos censados que el que en realidad reside allí.

De los 134.137 empadronados con que contaba la provincia el pasado año de 2019, pertenecen a barrios o pedanías 5.540. Una década antes, en 2009, la provincia marcaba su máximo demográfico del siglo XXI con 146.751 habitantes, 5.852 en barrios; en este periodo Teruel ha perdido la friolera de 12.614 vecinos, y las pedanías 312.

Pésimas cifras, pero algo mejores en esos pequeños núcleos, pues la merma porcentual es del 5,33%, más de tres puntos por debajo de la provincial, que alcanzó el 8,60%. Si en 2009 los barrios concentraban el 3,99% de la población, en 2019 había aumentado al 4,13%.



Barrios-dormitorio al alza



San Blas, Castralvo y Villaspesa, tres pedanías muy próximas a la capital, crecen notablemente, con un aumento de 262, 144 y 69 habitantes respecto a hace una década, respectivamente. Otras 24 también presentan una evolución positiva, pero en ningún caso el incremento llega a los diez vecinos. La mayoría repite población o la pierde, pérdidas que encabeza La Virgen de la Vega (Alcalá de la Selva), con 55 censados menos; lo hacen en más de 40 La Estación (Puebla de Híjar), Puigmoreno (Alcañiz) y Sierra Menera (Ojos Negros).

Los barrios más populosos son, con diferencia, San Blas y Villaspesa, antiguas aldeas de Teruel. El tercero fue anexionado a la capital en 1971, Castralvo. Se sitúan a continuación La Estación (Puebla de Híjar), Puigmoreno (Alcañiz) y El Poyo del Cid (Calamocha); este último también fue municipio independiente hasta 1971.

Desde 2009, Han quedado despoblados Paraíso Bajo (Manzanera), Mas de Navarrete (Camarena de la Sierra), La Rambla de Martín (Martín del Río) y Pozo la Muela (San Agustín). La Rambla tuvo término propio hasta 1969.

Por último, solo un barrio deshabitado en 2009 tiene algún (solo uno) vecino censado en la actualidad, Poviles, perteneciente a San Agustín.

lunes, 13 de enero de 2020

¿QUÉ MARCAS DE COCHES PREFIERE EL COMPRADOR DE TERUEL? (2019)


Las matriculaciones de turismos y todo-terrenos cayeron un 6,43% en la provincia el año pasado, quedando en 1.893 vehículos frente a 2.012 en 2018. El descenso superó al nacional (-4,8%). No tengo datos por comunidades autónomas, pero en el resto de Aragón la caída fue de un 5,24% en Huesca y un acusado 8,23% en el mayor mercado, Zaragoza.

La ralentización fue particularmente notoria en el canal de particulares (-8,67%) frente a una ligera caída del 0,72 en el de empresas, totalizando 1.464 y 559 matriculaciones, respectivamente. La del año recién terminado es la cifra más baja desde el 2014.

La marca preferida fue por segundo ejercicio consecutivo, Seat, con 228 unidades, seguida de Peugeot, Opel, Dacia, Renault, Citroën y Ford, por este orden; son las únicas que superan las cien unidades matriculadas en la provincia. De ellas, solo Dacia y Renault aumentan sus cifras con respecto a 2018; tras el de estas dos es notorio el ascenso de Skoda. En el lado opuesto, destaca la mala evolución de Volkswagen, Kía, Mercedes y Fiat.

Irrumpen en el mercado turolense los eléctricos norteamericanos de Tesla, con 4 unidades, y no colocaron ninguna, fabricantes presentes en años anteriores como Alfa Romeo, Smart, Maserati y Mahindra.

sábado, 28 de diciembre de 2019

¿CUÁNTOS HABITANTES TIENE MI PUEBLO? (2019)




En la última revisión del padrón municipal, publicado ayer día 27 por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al 1 de enero de 2019, 137 municipios turolenses pierden población con respecto al anterior, 79 ganan, y 20 repiten. La provincia comenzó el año con 134.137 habitantes, 435 menos, y encadena un nuevo mínimo histórico, a pesar de haberse atenuado la sangría demográfica respecto a ejercicios anteriores.


Andorra, sumida en una preocupante crisis, encabeza con diferencia la lista de las localidades con mayores pérdidas de población, 161 menos, al pasar de 7.633 el 1 de enero de 2018 a 7.422 un año después. Contaba en 2009 con 8.403 vecinos, casi mil más que en el último censo, censo que desde entonces no ha dejado de recortarse.


A gran distancia se sitúan Escucha (-33) y Cella (-32). Andorra y el de la fuente no son los únicos Ayuntamientos importantes con cifras negativas; entre aquellos que superan la barrera del millar de censados, Albalate del Arzobispo (-24) pierde la de los 2.000 vecinos, y Calaceite (-17) queda apeado de este grupo al quedar con 994 habitantes. También registran números rojos Montalbán, Mas de las Matas, Alcorisa y Sarrión.


En el lado positivo, la capital suma 199 nuevos empadronados, quedando su población en 35.890. Encadena dos años de aumentos y se acerca el récord histórico de 35.961 alcanzado el año 2013. Siguen Calanda (40), Valderrobres (27) y Cedrillas (34). Entre los Ayuntamientos “milenarios” y en orden decreciente, también arrojan cifras positivas Santa Eulalia, Calamocha, Híjar, Albarracín, Alcañiz, Utrillas, Mora de Rubielos y Monreal del Campo, aunque el último con apenas un habitante más. Sorprende la Zoma que dobla y más su población, 16 en 2018 y 33 en 2019. Cifra modesta, pero hay que remontarse a 1998 para encontrarla.


La provincia en su conjunto, pierde censo por décimo año consecutivo; su máximo del siglo XXI fue en 2009, con 146.751 vecinos, 12.614 más que en 2019, siendo la pérdida del último año, 435 habitantes menos, la menor durante este periodo. La mayor se dio en la revisión de 2016, con una merma de 1.955 habitantes con respecto al anterior.

sábado, 10 de agosto de 2019

¿Hay una mujer entre los 180 turolenses asesinados por los nazis?


En el listado de los más de 4.400 fallecidos en campos de concentración nazis que ayer, viernes 9, publicó el Boletín Oficial de Estado aparecen 184 turolenses de entre 16 y 66 años; pero:

- Uno es dudoso (no se sabe si es de Teruel o Valencia).

- Otro se adjudica a la provincia pero es de La Puebla de San Miguel (Rincón de Ademuz, Valencia).

- Tres aparecen repetidos:

Uno lo vemos como Ramón Bofill Albose y después con Albesa como segundo apellido (seguramente, el correcto).

Y dos hermanos, como el anterior de Albalate del Arzobispo, primero como Pedro y Rito Serón Félix, y luego como Pedro y Rita Cerón Félix.

No quedamos sin saber si es Rito o Rita, en caso de ser lo segundo, sería la única mujer turolense de la lista.

Hechas estas correcciones son, en total, 180, que podían ser uno menos.



Cuatro pares de hermanos



De los 180, 153 figuran en el listado de asesinados en los campos de Gusen y Mauthausen, y el resto en una lista complementaria donde también se encuentran los de Dachau, Farge y otros.

Son cuatro los casos de hermanos fallecidos en un campo de exterminio:

- Los citados y Rito (o Rita) Serón o Cerón Félix.

- Pablo y Valentín Gascón Arnal, naturales de Utrillas.

- Esteban y Teófilo López Barberán, de Martín del Río.

- Y Enrique y José Malimaña Blesa, también de Albalate del Arzobispo.

Los ocho vieron apagarse sus vidas en el campo de Gusen, al este de la ciudad austriaca de Linz.



La Tierra Baja, principal punto de origen



Albalate del Arzobispo y Alcañiz son los municipios con más víctimas de la barbarie nazi, nueve naturales de cada uno de ellos.

Hay siete de Aguaviva y Calanda-

Seis de Calaceite, Teruel, Urrea de Gaén y Valderrobres.

Cinco de Segura de los Baños e Híjar.

Cuatro de Mosqueruela, Beceite y Alcorisa.

Y tres de los siguientes pueblos: Alcalá de la Selva, Andorra, Blesa, Ejulve, Monroyo, Mora de Rubielos, Obón y Utrillas.



88 municipios



En total, hay fallecidos procedentes de 88 municipios, incluso de alguno desaparecido, como Rudilla, o el menos poblado de la provincia, Salcedillo.

De 16 a 66 años

El más joven de los asesinados era Manuel Albalate Sobradiel, nacido el 1 de marzo de 1925 en Urrea de Gaén y muerto en Gusen con solo 16 años, el 31 de agosto de 1941.

El de más edad, Francisco Atienza, vio el mundo en Mora de Rubielos el 12 de marzo de 1878, y dejó de existir en el campo de Buchenwald el 2 de marzo de 1945, a punto de cumplir los 67 años.
La gran mayoría, 152 padecieron cautiverio y muerte en Gusen, 15 en Mauthausen, seis en Dachau, tres en Buchenwald, dos en Flossenburg, uno en Farge y otro en Bergen Bergen.

martes, 25 de junio de 2019

Aumenta el número de residentes en la provincia por primera vez en diez años



Son apenas 57 humildes habitantes más en el corto espacio de un semestre, pero por primera vez en diez años, Teruel gana habitantes en una estadística del Instituto Nacional que se ocupa de dicha materia.

Hablo de la recientemente publicada relación semestral de población residente en España, en la que adjudica a la provincia, a 1 de enero de este año 2019, 133.344 personas, 57 más que el 1 de julio anterior, tras encadenar continuos descensos desde 2009, como puede apreciarse en la tabla.

Un rayito de esperanza cuando la provincia se mueve en mínimos históricos, en espera de que se confirme si estamos ante un punto de inflexión en futuros padrones, censos y encuestas demográficas.


Gracias a los extranjeros

Los inmigrantes fueron los responsables del aumento demográfico de la provincia en los felices años 2000, que quedó truncado por la crisis, y de nuevo son los extranjeros los que propician el crecimiento, según reflejan las columnas de la derecha. La población de otros países comenzó a recuperarse en 2017, mientras la nacional no deja de disminuir desde hace décadas de forma inexorable.

En enero de 2002, los extranjeros apenas suponían el 3,53% de la población residente total, porcentaje que aumentó hasta un máximo del 12,36% en 2009 y perdió la barrera del 10% en 2015, que recuperó en julio del año pasado, 10,02%, situándose en el 10,22% en enero.


Máximos y mínimos

Pero si nos atenemos a los más usuales periodos anuales, de esta estadística semestral, la variación interanual sigue siendo negativa -133.850 el 1 de enero de 2018, 506 por encima de los 133.344 actuales- encadenando un nuevo mínimo anual histórico, si obviamos los 133.284 residentes de julio.

El máximo de enero del siglo se dio hace diez años, en 2009, con 146.134, es decir, desde entonces hemos perdido la friolera de 12.788 habitantes. También fue la fecha con más residentes extranjeros, 18.066, 4.437 más que en la actualidad.

lunes, 29 de octubre de 2018

¡LA CARRETERA DE CUENCA VA POR DONDE NO DEBE!


El Turia y la N-330/N-420 a su paso por Libros (foto: David Domingo)   

“… Alcanzará mayor inclinación al sur, atraviesa terrenos más secos y menos acueductos, se podrá situar a mayor distancia del río, a donde nunca han llegado sus mayores crecidas, no encontrará las grandes rocas, será más llana porque así lo permite el terreno, y más corta si es que el Sr. Eced cree como nosotros que la línea recta es la distancia más corta entre dos puntos”.
Estas eran las algunas de razones que en un lejano 1885 argumentaban los defensores de que la incipiente carretera de Cuenca discurriese a la izquierda del río entre Villel y Libros, y no a la derecha como finalmente se hizo. El tal señor Eced, don Vicente, era un terrateniente de la zona a quien acusaban de ser autor del proyecto, pues se da la circunstancia de que trabajaba en la Jefatura de Carreteras.
El texto pertenece a una carta publicada en “El Ferro-Carril” por el anónimo corresponsal de Villel, quien asegura:
 “Don Vicente Eced es uno de los primeros propietarios en el término municipal de Villel, y sus riquísimas posesiones están enmarcadas en la margen derecha del Turia, por donde quiere que se abra la carretera para llevarla derechita a estas y otras no menores de su familia, con el único fin sin duda de darles buen camino y asegurar con la carretera muchos puntos falsos que tienen los acueductos por donde a las mismas se da el riego”.
Para el portavoz de “El Ferro-carril”, tanto al Estado como a los pueblos situados a la izquierda del río, entre los que cita Cascante, Cubla, Valacloche, Camarena, Riodeva y también Libros, “interesa muy mucho que la carretera  se abra por la izquierda y no por la derecha del Turia”, y asegura que en las anteriores comisiones que han estudiado el terreno entre las que figuraron “personas muy competentes”, era opinión común que era más económico hacer la carretera a la parte izquierda del río.
Esto se publicó el 18 de noviembre, al día siguiente respondía “Diario de Teruel”, que basaba su defensa en que “El Ferro-Carril y su anónimo corresponsal han sido mal informados en esta cuestión, el señor Eced podrá estar encargado de tomar los datos para la redacción del proyecto, pero el trazado ha sido previamente determinado por el señor ingeniero jefe de la provincia, el cual ni tiene propiedades ni medieros en Villel ni en Libros”. Se reservan el derecho a contestar más ampliamente “cuando nos enteremos mejor del asunto”… pero ya no vuelven a hablar del tema.


Problemas con las rocas en la carretera (foto obtenida en Facebook)

Un poco de historia


“Por una Real reciente se dispone que inmediatamente y sin levantar mano, se hagan los estudios de una carretera que nos ponga en comunicación con Cuenca”, leemos en el periódico “Turia” del 21 de diciembre de 1856. “Si esta disposición se lleva a cabo, como suponemos, con la actividad que en la misma se manifiesta y las circunstancias reclaman, podrán emplearse miles de brazos en las obras, y ser más llevadera la carestía para los que solo cuentan con un jornal para su mantenimiento”.
Las primeras referencias de la carretera de Cuenca a Teruel se remontan, pues, a hace más de 160 años;posteriormente pasó a denominarse carretera de Tarancón a Teruel, y por último, conforme a la nomenclatura establecida en el denominado “Plan Peña” (1939-1941)recibió la letra y los tres número que la identifica hoy:N-420 (Córdoba-Tarragona), que en el ese tramo de Teruel coincide con la N-330 (Alicante-Francia).
La construcción se hacía por “trozos”, lo que hoy denominaríamos fases o tramos, y eran independientes los de Cuenca y Teruel. En nuestra provincia fueron seis, el primero hasta Villastar. No tengo constancia de en qué fecha se adjudicó o realizó, pero pudo ser cuando se hizo “el puente sobre el Turia, llamado de San Francisco, en la carretera de primer orden de Cuenca a Teruel”, pues es donde arranca; la subasta de las obras se anuncia para el día de San Fermín -7 de julio- de 1863.
Hubo estudios de trazado que no sirvieron, pues parece que se produjo un parón hasta los años 80 del siglo XIX. “La Crónica” el 2 de junio de 1882, a la par que anuncia que -ya con el nombre de carretera de Teruel a Tarancón- “por su importancia y enlace que establece es considerada como de primer orden”, nos cuenta cómo estaba el proyecto:
“Hace muchos año empezó su construcción, se terminó un trozo que enlaza esta ciudad con Villastar, después de no pocos años empezó otro desde Villastar a Villel, sabemos que los estudios de los trozos que faltan están sin hacer (...), y reivindica su necesidad para crear empleo, especialmente en Libros, pues sus vecinos “han quedado completamente arruinados a consecuencia de la última inundación y pedrisco”.
Los dos trozos de la discordia, tercero y cuarto, se adjudicaron simultáneamente, en subasta celebrada el 10 de mayo de 1887, y la carretera fue por el lugar que conocemos. Los dos últimos de la provincia, quinto y sexto, se adjudicaron a un tal Marcelino Estevan el 10 de abril de 1889.
Hubo un último problema para culminar un trazado que apenas ha variado desde entonces. La subasta para la construcción del puente sobre la rambla “la Chartera”, en Villel; quedo desierta en dos ocasiones, hasta que en 1902 se decidió hacerlo por adjudicación directa.
El 21 de diciembre de 1856, "El Turia" publicaba esta noticia. Tardó más de 20 años en construirse.